Noticias de JMV

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12
  • 13
  • 14
  • 15
  • 16
  • 17
  • 18
  • 19
  • 20
  • 21
  • 22
  • 23
  • 24
  • 25
  • 26
  • 27
  • 28
  • 29
  • 30
  • 31
  • 32
  • 33
  • 34
  • 35
  • 36
  • 37
  • 38
  • 39
  • 40
  • 41
  • 42
  • 43
  • 44
  • 45
  • 46
  • 47

JMV Archivo

Calle Lebeche, 21 | Torre de Benagalbón | 29738 Rincón de la Victoria | Málaga | Tlf: 952 40 60 41 | Móv: 619 92 35 59 | info@lamarina.cevhc.es


JMV

lema jmv 2013-14
El centro de La Marina, en Torre de Benagalbón, cuenta con grupos de Juventudes Marianas Vicencianas desde la década de los 80. Algunos de los primeros socios del centro aún se encuentran en activo desde diferentes ramas de la Familia Vicenciana.

Corría los primeros años de la década de los 80 cuando al Colegio La Marina llegaban destinadas un grupos de hermanas, entre ellas quién siempre estará en el corazón de los que tuvimos la suerte de conocerla y de compartir aquellos años, Sor Mª Josefa Arteaga.

Aprovechando el gran número de alumnos que había por entonces, éramos casi mil, y la propia organización de los jóvenes que pertenecía a una asociación propia de nuestro Centro, "Los Montañeros de Santa María" decide organizar JMV en el Colegio. Por aquellos años lo formaban tanto alumnos comarcales como internos y externos. Se comenzaron a dar los primeros pasos, participando en encuentros. Seguramente en la memoria de muchos aquel primer encuentro de JMV en el Valle de los Caídos, Madrid, siendo nuestra primera gran salida como JMV de la Escuela Hogar "La Marina, Institución Mariana" que era como nos llamábamos por entonces. Sor Mª Josefa Arteaga además de ser la pionera de organizar en nuestro Colegio JMV era también la primera Hermana Delegada de JMV de la Provincia Canónica de Granada y primera Hermana Delegada de nuestro Centro.

El tiempo fue pasando, y siempre con el apoyo de la Comunidad de Hijas de la Caridad y a su cabeza su Hermana Sirviente Sor Mercedes González, JMV se fue afianzando convirtiéndose en una realidad que servía de unión para aquellos alumnos y alumnas que incluso después de terminar sus estudios aquí, seguía unidos al Colegio.

Años más tarde llega destinada a nuestro Colegio otro pilar fundamental en el crecimiento y expansión de la asociación en nuestro colegio y en el municipio, Sor Rosario Pacheco, actualmente misionera en Bolivia. Sor Rosario dio a conocer a JMV a personas fuera del ámbito escolar, realizando visitas y charlas en diversos centros escolares del municipio.

Además realizó una gran labor pastoral desde la cercanía, visitando a las familias que residían en las zonas rurales cercanas al colegio. También llevó a cabo actividades con los jóvenes que acudían a los grupos, como Pascuas Rurales, reparto de alimentos y acompañamiento espiritual de los jóvenes y sus familias. Difundió a la Virgen Milagrosa por todo el municipio y sirvió de ejemplo a muchos de sus catecúmenos. Gracias a ella se celebraron las primeras confirmaciones en el centro.

Nuevamente Sor Mª Josefa Arteaga que, hasta entonces se dedicaba a JMV a nivel provincial, se hizo cargo y se volcó por completo con los grupos de jóvenes del centro al marcharse Sor Rosario. Faltan palabras para describir la labor que realizó con JMV. Sor Mª Josefa dio impulsó al grupo de jóvenes mayores depositando su confianza en ellos y otorgando responsabilidades con el fin de que se sintieran parte activa de la asociación. Con ella comenzaron a formarse los jóvenes del centro en la Escuela de Catequistas.

Ya entrado los años noventa Sor Isabel Mª Higueras llega recién destinada del Seminario a nuestro Colegio tomando el relevo de Sor Mª Josefa. Ella se encargaría con su juventud y frescura de dar un nuevo impulso a JMV en La Marina, que por diversas circunstancias había decaído disminuyendo notablemente el número de socios. Ella se ocupó de dejar su huella en los jóvenes y guiarlos hacia su desembocadura para continuar con una vida bajo los valores cristianos y vicencianos, además de contribuir a renovar la asociación y dedicarse por completo a ella, como sigue haciendo hoy en día, pues a los pocos años sería nombrada Hermana Delegada de JMV de la Provincia de Granada y en la actualidad es la Delegada Nacional de JMV España.

Actualmente, La Marina cuenta con Sor Rosa Serrano como hermana delegada al frente de JMV con el apoyo y dedicación de Sor Concepción Martín y de toda su comunidad de Hijas de la Caridad. Contamos hoy en día con 104 niños y jóvenes. Existe un pequeño grupo de adultos pertenecientes a la Familia Vicenciana que se esfuerza por dedicarse a la buena marcha de la asociación en el centro. Aunque es difícil para ellos asumir un compromiso para realizar actividades en comunidad, existe la comunicación y la conciencia de grupo entre ellos, trabajando conjuntamente con Sor Rosa y los jóvenes.

El año pasado surgió una nueva iniciativa por parte de los catequistas adultos consistente en la motivación de los jóvenes de más edad para realizar una labor como ayudantes de catequistas, dando como resultado el compromiso de varios de ellos y sirviendo como ejemplo motivador a los más jóvenes. Hoy comienzan ya a asumir su compromiso como futuros catequistas. Para reforzar este compromiso se han propuesto una serie de actividades formativas dedicadas a los nuevos y futuros catequistas. Dichas actividades están enfocadas al conocimiento profundo de la asociación desde sus diferentes notas para que como catequistas sepan integrar el carisma vicenciano en sus vidas y transmitirlo.

En la actualidad, la mayoría de los socios pertenecen al colegio. No obstante, se cuenta cada vez con un mayor número de jóvenes que terminan sus estudios en el colegio pero siguen acudiendo de forma regular a las catequesis.

Los jóvenes cuentan con catequistas de diversa procedencia. Entre ellos se encuentran dos matrimonios y varios adultos, todos ellos antiguos miembros de JMV, profesores y alguna madre comprometida de alumnos del colegio, así como hermanas de la comunidad de La Marina. Casi todos ellos están apoyados por algunos jóvenes con inquietud por ofrecer un servicio como catequistas y que quieren seguir formándose para desempeñar su labor.

La trayectoria de JMV en el colegio ha sido larga, con altibajos, con penas y alegrías. Desde aquí damos gracias a Dios porque a pesar de todas las dificultades, la asociación se sigue manteniendo, a veces a duras penas, pero con la dedicación y apoyo de las hermanas, jóvenes, padres y catequistas, que intentan llevar a cabo la misión que la Virgen Milagrosa encomendó a Sor Catalina Labouré en 1830.

No podemos terminar estas letras sin recordar que nuestro Colegio sigue siendo el Centro de JMV de referencia nacional e internacional, ya que aquí se sigue realizando los encuentros nacionales y la escuela de formación para catequistas. No hay persona que teniendo alguna relación con JMV o con el resto de la Familia Vicenciana no nos conozca, al menos de oída, como el Centro de Benagalbón, que es así como nos conocen.Pastoral
Web desarrollada por Yolocuento | Copyright © 2013 La Marina | Politica de Privacidad